Clases de Salsa Cubana, Salsa en línea y Salsa estilo Chica

Llega el sábado y es momento de bailar. Si el cuerpo es un templo hay que organizarle un ritual, este se llama Salsa y en su ADN también trae la religión, aquella de donde proviene la especie humana, la africana.

Pocos ritmos pueden contarnos con tan fresca memoria lo que significó ser esclavos y luego liberarse, y uno viene también aquí a liberarse. Ya en el momento de sonar la música, de cierta forma estamos poseídos, y el siguiente paso es poseer a alguién más, sacarla a bailar, hacerla tuya unos minutos pero con elegancia, con clase, si vas a dominar a alguién en la pista es porque conoces la responsabilidad que eso implica. Si no, te quedas sentado.

El primer contrato que adquieres con tu pareja es que la vas a hacer lucir más que a nadie, ese es tu objetivo, hacerla brillar, convertirla en la encarnación del ritmo, de la armonía, que si la música fuera mujer se pareciera a ella.

Igual que el buen amante, la prioridad es que en esa canción SEA FELIZ ELLA. Si, ella va a ser dirigida pero el destino es su belleza, que luzca lo mejor frente a los demás, y para eso hay trucos que son como enredaderas, le vas a dar vueltas como el destino, y si la vida los hace nudos, tú los vas a desamarrar, esas son las historias que cuentan las piernas y los brazos, mientras mas disfrutes el hacer y deshacer nudos más satisfactoria la representación de la vida en la pista será... y alejarás a tu pareja, y la acercarás.

No hay mérito en el demasiado meloso que sólo quiere estar pegado, ni el indiferente que sólo está lejos, las parejas longevas se acercan y se alejan igual que en la salsa, o en la copulación, o en las olas del mar, tal es el código universal, eso es la Salsa, un sueño en la playa del cuerpo, una historia de encadenamiento y liberación.

No importa cuantos años tenga uno, la salsa es uno de los pocos bailes que, en cualquier edad lucirá...

Horarios de clases de Salsa Cubana y Salsa en Línea

¿Porqué las clases de Salsa en FAMA son diferentes?

Yudi profesora de Salsa y Bachata de la Escuela en una actuación

La Salsa es hoy día uno de los bailes más populares que existen. Es fresco, es alegre, vital y es muy divertido. Se enseña en casi todas las discotecas de bailes latinos de Madrid y, por supuesto no existe ninguna escuela ni academia de baile que se precie que no la enseñe.

Sin embargo, desafortunadamente en España todavía ningún Ministerio la ha considerado tan relevante como el flamenco, el ballet cásico o la danza española y no existe ningún conservatorio, ni estudios superiores que otorguen un título acreditativo oficial tras haber superado años de estudio y formación.

Lo que ocasiona que practicamente cualquiera que tenga algo de ritmo, haya tomado algunas clases sueltas aquí y allá, haya aprendido de manera autodidacta en internet y no tenga demasiados escrúpulos, pueda ofrecerse como profesor para dar clases de salsa.

Sin embargo, en otros países sí consideran la Danza entendida en su conjunto, como un arte, un arte digno de las más prestigiosas carreras y estudios universitarios superiores, al igual que sucede con los grandes pianistas o violinistas por ejemplo.

La escuela de baile Fama es, posiblemente, la mejor escuela de baile de Madrid por muchas cosas, pero la primera sin duda es por la calidad de sus profesores.

clases de salsa

En nuestra escuela sólo encontrarás grandes, grandísimos profesionales, primeros bailarines de las mejores compañias internacionales, campeones del mundo y profesores con muchísima experiencia y saber hacer que conseguirán convertir cada clase en una experiencia única e inolvidable.

Fama es la escuela de baile que siempre soñaste encontrar, un lugar donde divertirte, aprender a bailar, salir de fiesta, conocer gente como tú y vivir experiencias mágicas. La Salsa es un sentimiento universal que une a todos los bailarines del mundo. Se viven momentos increíbles llenos de alegría, es lo más divertido que puedes hacer con la ropa puesta! :)

Cuando escuchas música de salsa, sientes como el ritmo invade tu cuerpo de emoción y solo puedes pensar en bailar y bailar. Te divertirás mucho, descubrirás nuevas sensaciones, conocerás gente muy diversa y podrás salir a bailar a las discotecas de salsa. Le darás a tu cuerpo movilidad, flexibilidad, coordinación de movimientos y practicarás el segnudo ejercicio más sano que existe.

Nuestros objetivos en las clases de salsa

  • Contribuir a la adquisicion de un nivel minimo para bailar salsa y bachata y asi mismo fomentar la cominicacion con otras personas, habilidades sociales de cada participante.
  • Desarrollar ciertas destrezas motrices entre los participantes y fomentar asi el conocimiento del cuerpo, la seguiridad en si mismo, la autoestima.
  • Conocer las caracteristicas fundamentales de la salsa y bachata

Estructura y metodología de las clases

  • En relacion a la metodología de enseñanza para el desarollo de cada una de las sesiones de baile, utilizare tanto instruciones directas como la indagacion de busquedas
  • En cuanto al estilo de enseñanza ulilizaré una gran diversidad en función de las necesidades de cada actividad o sesion, como por ejemplo ejercicios de ritmo, seguir el ritmo con palmadas, golpes de cuerpo etc, visualizacion de videos, movimiento de cadera en pasos basicos, varios cambios de parejas, desplazamientos por el espacio realizando pasos basicos
  • En cuanto a las musica se selecionarán distintos tipos dentro de la amplia varidead disponible.

Beneficios de las clases

  • Se adquiere seguridad en uno mismo, independencia, creatividad, mejorando la autoestima, el autocontrol, el conocimiento de uno mismo proporcionando el camino para el equilibrio personal
  • Se adquiere fuerza, equilibrio, flexibilidad, coordinacion y cualidades de percepcion temporal y espacial
  • Mejoras en la expresividad, lo que conlleva una mejor comunicacion y un mejor desarrollo de las habilidades sociales.
  • El baile en general hace funcionar la mente y el cuerpo, y despierta la sensibilidad hacia otras manifestaciones culturales.

Recomendaciones para las clases

  • Sobre todo se recomienda zapatos de baile y ropa adecuadas y una buena higiene personal.

Los distintas clases y estilos de Salsa que ofrecemos

La Salsa nace en la isla de Cuba del Son Cubano que, llevado a los Estados Unidos por el sello discográfico Fania Records, se convierte en el nombre comercial Salsa.

clases de salsa

La salsa cubana nace en 1973 y lleva bailándose desde entonces, si bien ha viajado por los diferentes países de la zona, dando lugar a un sinfin de estilos y evoluciones. Una de las más conocidas es la Salsa en Línea que nació casi simultánemente en ambas costas de los EEUU (Salsa estilo L.A., Salsa estilo N.Y), pero no debemos olvidar la Salsa Caleña (Colombia), salsa venezolana, puertorriqueña, y un largo etc entre los que destacamos:

  • Salsa Cubana (o simplemente Salsa)
  • Salsa en Línea (salsa más acrobática, más técnica como consecuencia de sus influencias estadounidenses)
  • Salsa Caleña (de Cali, colombia, salsa muy rápida con gran destreza en los movimientos de pies)
  • Rueda Cubana o Rueda de Casino (una divertida variante de salsa en grupo originariamente creada por Rosendo, bailarín cubano de la provincia de Matanzas)

Los profesores de Salsa de la Escuela Fama

Elisabeth

Ex-primera bailiarina de la prestigiosa compañía de teatro musical Karl Marx de La Habana es nuestra profesora de Salsa. Más de 25 años en el mundo de la enseñanza y su particular estilo y gran disciplina la hacen única en sus clases. Da clases de Salsa Cubana fusionada con toques de Salsa en Línea a todos los niveles, iniciación, intermedio y avanzado.

Yudi

6 veces campeona mundial de Salsa Cabaret o Salsa Caleña, con su increíble pareja artísitca Jhon Vasquez. Bailarina profesional, coreógrafa, y profesora de Salsa en Línea, Bachata, Salsa Estilo para chicas y Salsa Caleña da clases también para todos los niveles.

Delfin

El inconfundible estilo desenfadado, abierto del gran maestro, profesor y gran bailador de todos los estilos de Salsa, ofrece clases de Salsa y Rueda Cubana en una de las mejores clases de rueda cubana a la que puedes venir.

La verdadera historia de los orígenes de la Salsa

En el 1973 la Fania anunció que celebraría en el Yankee Stadium lo que pretendía ser el concierto más espectacular en la historia de la música caribeña para realizar otra película sobre su música. En el mismo reunirían, una vez más, los mejores músicos de la Fania All Stars –sin refuerzos de otras casas disqueras- y
compartirían la tarima con La Típica 73, El Gran Combo y Mongo Santamaría.

Trás la participación de los artistas antes mencionados le correspondía a las Estrellas de la Fania cerrar el mismo, pero según comenzaron con el arrollador estreno del tema Congo Bongó, el público enloqueció y se lanzó al terreno del Stadium como si hubieran ganado la Serie Mundial del béisbol. La policía intervino con fuerza para controlar al público, la tarima quedó desolada y un locutor comentó: "se acabó el concierto, señores…".

La idea de Massucci de realizar una segunda película con la Fania All Stars en concierto, esta vez en el Yankee Stadium, quedó frustrada. A pesar de este contratiempo la película se realizó y del concierto en el Yankee Stadium sólo se utilizaron las tomas de la presentación de los músicos y el apaleo policiaco; el resto del concierto se tomó de la presentación de la Fania en el Coliseo Roberto Clemente en San Juan.

En esta película los productores recurrieron al intento de desvincular la Salsa del Caribe (multiétnico) y asociarla solamente a los negros esclavos traídos a América (Estados Unidos) y el Caribe. Según el libreto de la película los negros del Caribe con el tiempo emigraron principalmente a Nueva York y allí fue que desarrollaron esta música. El mensaje era que la Salsa nació en América (Estados Unidos) y que no tenía vínculos con el Caribe.

El propósito de los empresarios era vender la Salsa al público estadounidense como un producto americano.

Por otro lado, con el título de la película Salsa -término que hacia varios años muchos músicos caribeños radicados en Nueva York utilizaban en sus discos o presentaciones para designar la música brava- se oficializó un término genérico para la música afrocaribeña que cultivaba la Fania y así vender la misma como una moda de masas.

Lo que llamamos la americanización (Estados Unidos) de la Salsa se intensificó en el año 1974 cuando la Fania lanzó el disco de la Fania All Stars, Latin-Soul-Rock. El título en sí mismo era un contrasentido absurdo, pero desde la perspectiva comercial era un acomodaticio enjambre de términos musicales inconexos que no eran propios de la Salsa. Esto nos anunciaba los intentos que haría la disquera Fania a través de su agrupación la Fania All Stars para atar su música caribeña con el mundo musical americano del ”Pop music” y aspirar a un “crossover”.

Con esta estrategia, y en sólo dos años, la Fania All Stars pasó de ser una orquesta con profundas raíces caribeñas y de barrio a un volantín perdido en el mundo de la música en los Estados Unidos. El único tema que valía en este disco fue “El Ratón”, tema compuesto y cantado por el maestro del soneo Cheo Feliciano y que previamente había grabado con Joe Cuba. A pesar que este tema tenía un arreglo con orientación al Rock Latino, al incorporar a Jorge “Él Malo” Santana en la guitarra eléctrica, Cheo fue superior a ese giro poco salsoso y nos dejó plasmada una magistral interpretación sonera.

En el 1975 la Fania lanzó dos discos con el título Live at Yankee Stadium y el disco de la banda sonora de la película Salsa, con lo cual la Fania se proclamó como la compañía disquera de la Salsa. En los discos Live at Yankee Stadium la Fania falsea la realidad, pues la portada era una foto de la abortada presentación de la Fania All Stars en el Yankee Stadium, mientras que, la grabación correspondía a los conciertos de la Fania en el Coliseo Roberto Clemente en Puerto Rico. Estos dos discos de la Fania All Stars representaron el retorno de esta banda a la Salsa en propiedad.

Se deben destacar dos números que, de alguna manera, ilustran parte de la tónica que asumiría la compañía Fania de ahí en adelante con respecto al mundo Salsoso. El tema Mí Gente interpretado por Héctor Lavoe, el sonero que definiría el derrotero a seguir por los soneros de la Salsa en el resto de la década, se convirtió en uno de los temas obligado de la orquesta y carta de presentación de Lavoe como solista. El otro tema que pegó fuertemente fue Bemba Colorá, grabado anteriormente por Celia con el maestro Tito Puente y que, en esta ocasión, se utilizó para coronar a Celia Cruz como la reina musical de la compañía y de la Fania All Stars.

Como hemos podido apreciar es en el 1975 que se coagula el movimiento de las fichas para la masificación y venta del producto musical llamado Salsa.

Se oficializa dicho término a través de la película para agrupar la música cultivada por la Fania. Celia Cruz será tratada como la diosa musical de la
Salsa. Se impulsa el saqueo de la música producida en Cuba en los años 40 y 50 detrás de las letras D.R. (Derechos Reservados). Los solistas (Héctor Lavoe,
Cheo Feliciano, Ismael Miranda, Ismael Quintana y, el manda más, Ismael Rivera) dictaran la pauta en el gusto popular y desarrollaran sus carreras
musicales al margen de las orquestas que los hicieron famosos. La Fania All Stars se orientará cada vez más al público estadounidense e internacional, a la
vez que se transformó de una orquesta concepto en una banda para el acompañamiento de solistas.

Vernon Boggs (1992) expone sobre el origen del término Salsa lo siguiente: "Finalmente, podemos decir que nuestro examen de varias publicaciones sobre salsa sugiere que nuestros autores parecen estar de acuerdo en los puntos siguientes: La salsa es música de base cubana nutrida por músicos hispanos en Nueva York y sus barrios, quienes vivían en áreas de bajos ingresos de dicha metrópoli.

El término Salsa ha sido utilizada en estribillos, títulos de canciones, en carátulas de discos, en programas de radio y TV, etc., desde las primeras décadas del siglo XX. La popularidad del término, como uno genérico para varias modalidades musicales, fue concientemente universalizado y popularizado exitosamente por la Fania All-Stars, Jerry Masucci, Leon Gast y la maquinaria de la Fania."

Rondón (1980) expone con suma claridad sobre el término Salsa como sigue: "...si la salsa ha de ser la música que representa plenamente la convergencia del barrio urbano de hoy, pues entonces ella ha de asumir la totalidad de los ritmos que acuden a esa convergencia. La salsa, pues, no tiene nomenclatura, no tiene porque tenerla. La salsa no es un ritmo, y tampoco es un simple estilo para enfrentar un ritmo definido. La salsa es una forma abierta capaz de representar la totalidad de tendencias que se reúnen en la circunstancia del Caribe urbano de hoy; el barrio sigue siendo la única marca definitiva."

La Salsa, desde nuestro punto de vista, no es un género musical como el Son, el Mambo, la Rumba o la Plena; es más bien una forma abierta de fusionar y hacer música caribeña desde la perspectiva neoyorquina. Por eso los músicos mezclan con mucha libertad y elasticidad el complejo rítmico-melódico y armónico del caribe mulato con elementos musicales de otros países latinoamericanos y del Jazz.

Como afirma Willie Colón: “la Salsa no es un ritmo ni un género que se pueda identificar y clasificar: la salsa es una idea, concepto, un modo de asumir la música desde la perspectiva de la cultura latinoamericana”. En su origen la Salsa fue una manifestación musical marginal de puertorriqueños y cubanos del barrio neoyorquino con rasgos nostálgicos. Luego fue promovida inteligentemente por empresarios disqueros para responder a la necesidad psicosocial de los latinos
de poseer alguna identificación cultural con sus raíces desde la perspectiva de Nueva York.

Fue entonces que la Salsa se convirtió en un artículo de exportación y consumo para el Caribe urbano. Finalmente, se expandió a mercados tan diversos como África, Europa y Japón con éxito gracias a sus discos, viajes y a las presentaciones en vivo de la Fania All Stars.

La Salsa como Género Musical

La Salsa es un género y cultura musical gestada en países latinos del ámbito del Caribe con cuna indiscutible en Cuba y desarrollada por latinoamericanos. Presenta las siguientes características:

  • Ritmo: Utiliza como base el mismo patrón rítmico del son cubano, en tiempo de 2/4.
  • Melodía: Presenta una mezcla de rasgos melódicos cubanos con rasgos melódicos del jazz convencional y del folclor latino.
  • Armonía: Acopla rasgos armónicos cubanos con ciertos rasgos de jazz y otras músicas latinas.
  • Instrumentación: Usa instrumentos cubanos popularizados desde los años 20's: pailas o timbales de baile, bongó, güiro cubano, cencerro, dos maracas (en otras regiones sólo se usaba una), conga (se diferenciaba de otros tambores afrolatinos por su herraje de afinación), y los instrumentos piano, contrabajo (en algunos casos bajo eléctrico), trompeta, saxofón (sobre todo barítono) y trombón (en algunos casos y sobre todo en salsa tradicional, se utilizaba la flauta traversa y el violín).

Es muy importante saber que la Salsa debe ser abordada mas allá de un simple patrón rítmico, o más allá de la clave; debe ser vista como todo un fenómeno cultural, étnico, armónico, y ante todo, mixto y popular, pues la salsa nace en la barriada, en la pobreza. Y es básico diferenciar tanto cronológicamente como musicalmente el llamado "Latin Jazz" de la Salsa.

Para describirla de una manera un tanto escueta, la Salsa, musicalmente hablando, fue propulsada por influencias musicales de varios estilos nativos cubanos, como el danzón, la guaracha, el guaguancó, el mambo, chachachá, y el son montuno, indistinguibles para la mayoría de la gente. La salsa principalmente incorpora en su base, rasgos armónicos de la música aborigen caribeña y elementos rítmicos de la música afro-americana como el Jazz y el Soul.

Sobre el origen del termino "salsa" hay mil teorías, aunque ninguna probada como absolutamente cierta. Se dice que el nombre se debe a la fusión o mezcla de diferentes ingredientes rítmicos caribeños. Otros dicen que el término data de 1933, cuando el músico cubano Ignacio Piñeiro utilizara por primera vez el término, en un tema del son cubano titulado «Échale Salsita» . Pero no es sino hasta los años 60´s cuando se diera el "boom" terminológico de la palabra "salsa" como definición de un género musical, por la colaboración e invención de la famosa orquesta Fania All-Stars dirigida por el dominicano Johnny Pacheco quien junto al desaparecido abogado Jerry Masucci fundarían el importante sello salsero Fania Records. También por esa época, sino antes, un locutor famoso en Venezuela (Phidias Escalona) usó el término para ser usado como nombre de su programa radial a raíz de una conversación que tuviera en un almuerzo cuando dijo a sus amigos, músicos: pásame la salsa.

Características

El autor Ed Moralez ha dicho que la percepción más común y obvia de la salsa es «un manejo de clave extravagante en canciones de derivación aborígenes y afro-americanas, dirigidas por piano, pitos y sección rítmica; cantado por un intérprete de voz aterciopelada vestido en traje de algodón».

Él también define la salsa como «un nuevo giro de los ritmos tradicionales de la música caribeña», «la voz cultural de una nueva generación» y « una representación de la identidad latina en Nueva York».

Morales también cita al cantante Rubén Blades: la salsa es en verdad «un concepto» que se opone a un género o ritmo definidos.

Algunos músicos dudan que el término «salsa» tenga un significado útil para todo, como el director Machito, quien afirmaba que la salsa es, más o menos, lo que él había tocado durante 40 años (1930-1970) antes que el género musical se denominara así

El célebre músico newyorkino, y de ascendencia boricua, Tito Puente, afirmaba que «la salsa, como ritmo o música, no existe. La salsa se come; no se ve, no se oye, no se baila. La música que llaman salsa es la que he tocado desde hace muchísimos años: se llama Mambo, Guaracha, Chachachá, Bolero, Guaguancó...».

Ed Morales afirma que las bases del origen de la salsa fueron el puss del trombón como un complemento melódico, el solista y un sonido más agresivo de lo normal en la música cubana.

Formas de Bailar Salsa

La salsa es muy popular en Colombia, Venezuela, Puerto Rico, México, Perú, Panamá, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, lugares donde se baila de una forma muy distinta. Se distinguen ciertos formas de baile: cubana, colombiana, puertorriqueña, venezolana.

Forma de baile cubana

Se baila con movimientos cadenciosos de cadera y hombros. Tanto el hombre como la mujer giran uno alrededor del otro en ambos sentidos y el movimiento de brazos y solos se ejecutan con un ritmo casi inigualable. Es rica en movimientos coreográficos, pero en general los cubanos ponen el acento fundamentalmente en el juego erótico que se establece entre la pareja de bailadores, quedando el alarde y la exhibición para la parte de la pieza conocida como montuno, cuando el cantante, el coro y la orquesta inician una especie de contrapunto.

Este juego permanente ha inducido a muchos a contraponer la forma cubana de bailar salsa a la llamada salsa en línea, de origen más bien estadounidense, donde la exhibición es el fin mismo del baile, desde el principio hasta el final de la pieza. La improvisación de pasos sin renunciar a conservar el ritmo todo el tiempo es otro rasgo distintivo del estilo cubano.

Forma de baile puertorriqueña

En Puerto Rico se prefiere hacer más lentos los movimientos de pies y caderas. Sin embargo, los puertorriqueños realizan muchas piruetas en los concursos de Salsa. Galardonados un sin número de veces, los puertorriqueños se destacan por su gusto al interpretarla; ya que muchos exponentes de este genero son de origen puertorriqueño. Realizan diferentes pasos desconocidos por los demás países que impulsa a que éstos también quieran hacerlos. La salsa es una parte fundamental de la isla, los identifica como nación ya que la salsa también tiene elementos de la bomba y de música típica puertorriqueña.

Ritmo

La Salsa siempre tiene un compás de 2/2 (dos medios o compás "partido"), o sea 2 pulsos por compás. La música es fraseada en grupos de dos compases, o sea 8 tiempos, por ejemplo recurren a patrones rítmicos y el comienzo de las frases en el texto de la canción e instrumentos. Típicamente, los patrones rítmicos que se tocan en los instrumentos de percusión son más bien complicados, a menudo con diferentes patrones tocándose simultáneamente.

Un elemento rítmico que forma la base de la Salsa es el ritmo de clave, generalmente tocado en las claves. El ritmo de clave de salsa más común es el bien llamado clave de «son» 3-2, los tres primeros golpes son un tresillo que ocupan el espacio del primer compás y los dos segundos golpes coinciden con el 6 y 7 de la cuenta de la frase:

- 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 .(cuenta).

- + . . + . . + . . . + . + . . .(+ = golpe de clave)

El asterisco [+] representa el golpe de las claves, y el punto [.] representa la subdivisión de cada pulso. La clave también puede hacer un tiempo 2-3 con el tresillo en el segundo compás:

- 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 .(cuenta).

- . . + . + . . . + . . + . . + .(+ = golpe de clave)

La clave no siempre se toca directamente pero forma la base que muchos otros instrumentos de percusión también como la canción y el acompañamiento usa como ritmo común para sus propias frases. Por ejemplo, éste es el ritmo común de la campana.

1.2.3.4.5.6.7.8. (cuenta)
+.*.+.**+.**+.** (+/*= golpes de campana grave/agudo)

La palabra "Salsa"

«Salsa» significa ‘aderezo’ en español, popularmente se ha adoptado como una palabra asociada metafóricamente con el sabor, la alegría y la fuerza de la vida. Musicalmente se le identifica con una gran colección de generos, subgéneros y ritmos de origen caribeño, adoptando matices y acentos distintos en diversas partes del mundo de habla hispana.

El término se ha usado por inmigrantes dominicanos y puertorriqueños en Nueva York para designar el swing.

A mediados de los años 40's el cubano Cheo Marquetti emigra a México. De regreso en Cuba, con influencia de las salsas picantes de comida, le da de nombre a su agrupación Conjunto los Salseros, con quienes grabó un par de discos para Disqueras Panart y Egrem. En 1957 viaja a Venezuela y se empieza a designar salseros a intérpretes de música sonera.

La autora de música mundial Sue Steward afirma que la palabra fue originalmente usada en la música como un «llanto de apreciación para un picante particular o un solo rápido», viniendo a describir un género de música específico de la mitad de los años setenta «cuando un grupo de músicos latinos de Nueva York, comenzó a examinar los arreglos de las grandes bandas clásicas populares desde la era del mambo de los años cuarenta y cincuenta».

Ella menciona que la primera persona que usó el término «salsa» para referirse a este género musical fue un Disc-Jockey de radio venezolano de nombre Phidias Danilo Escalona quien emitía un programa radial matutino llamado "La hora de la salsa" en el que se difundía la música latina producida en Nueva York como una respuesta al bombardeo del rock en aquellos días (la beatlemanía). Era la hora del almuerzo, del aderezo, del sabor, y por supuesto, del son, el guaguancó, la bomba, la plena, la guaracha y el montuno.

En una entrevista con Richie Ray y Bobby Cruz, Richie le respondió a Escalona que la música que ellos tocaban era como el "ketchup" (o sea, una salsa).

Ed Morales también menciona la palabra usada para animar una banda que incrementa el tempo y «pone a los bailarines en una parte alta» para agradecer un momento musical (y) expresar un tipo de nacionalismo cultural, proclamando el calor y sabor de la cultura latina»;[1] él también menciona a Johnny Pacheco, un músico dominicano que realizó un álbum llamado Salsa Na' Ma, que Morales tradujo como «Sólo necesitas un poquito de salsa o condimento».

Historia y Expansión

Entre los años treinta y cincuenta, la música cubana allí se fue desenvolviendo a través géneros nuevos derivados primariamente del son y la rumba, mientras que los cubanos en Nueva York, vivían entre muchos latinos de Puerto Rico y otros países que comenzaron a tocar géneros propios distintivos, influenciados por la música africana. En Puerto Rico ya también se veía el crecimiento de este genero con mezclas de sus propias etnias. Mientras que desde Colombia la cumbia se expandía a todos los rincones de latinoamérica.

La salsa evolucionó a fines de los años setenta y en los años ochenta y noventa. Nuevos instrumentos, nuevos métodos y formas musicales (como la música de Brasil) fueron adaptados a la salsa. Nuevos subgéneros aparecieron como las dulces canciones de amor de la salsa romántica. Mientras tanto la salsa se convirtió en parte importante de la escena musical en Venezuela, México y tan lejos como Japón. Diversas influencias incluyendo prominentemente el hip hop, vinieron a evolucionar el género. A la llegada del siglo XXI, la salsa se ha convertido en una de las formas más importantes de la música popular en el mundo y las estrellas de la salsa son celebridades internacionales.

Orígenes

Las raíces de la salsa pueden remontarse a los ancestros africanos que fueron enviados al Caribe por los españoles como esclavos. Es en África donde con mayor frecuencia la música es principalmente interpretada o acompañada por instrumentos de percusión, tales como la conga o la pandereta, comunes en la salsa.

El antecedente más directo de la salsa son el Son cubano, la cumbia y el mambo, los cuales son una combinación de influencias españolas y africanas. Además de los ritmos tradicionales de la Rumba cubana (guaguancó-yambú, guaracha, bolero y otros ritmos de Puerto Rico, Ecuador, República Dominicana, Colombia y Venezuela.

Si hablamos de los orígenes de la salsa, mención aparte merece el gran Rafael Hernández Marín (1891-1965, Míster Cumbanchero) compositor puertorriqueño, mundialmente conocido por sus boleros y canciones, principalmente El Cumbanchero, Campanitas de Cristal y Lamento Borincano considerado por muchos como el «padre de la guaracha» (género que hoy se conoce como salsa). "El Cumbachero", "Lamento borincano", "La cucaracha". También hay que hacer mención al venezolano Hugo Blanco, autor de la canción Moliendo café, una de las primeras, sino la primera, interpretación de salsa.

Durante una recepción en honor a Puerto Rico realizada en la Casa Blanca, el fallecido presidente John F. Kennedy saludó a Hernández diciéndole en español: «¿Qué tal, Mister Cumbanchero?»

En la ciudad de Nueva York, en el centro del mambo en los Estados Unidos, el Palladium Ballroom, y en la Ciudad de México, donde la industria fílmica atrajo a músicos de diferentes latitudes, el estilo cubano de las bandas fue formado por cubanos, portorriqueños y dominicanos. Podríamos mencionar especialmente a la Sonora Matancera, Orquesta Aragón, Machito, Dámaso Pérez Prado, Tito Puente, Johnny Pacheco y Tito Rodríguez.

El mambo fue muy influenciado por el jazz y fueron las grandes bandas de mambo las que mantuvieron viva la larga tradición del jazz mientras los maestros originales del jazz se estaban moviendo en las pequeñas áreas de la era del bebop.En los años cincuenta, la música bailable cubana, como el mambo, la rumba y el chachachá, fueron música de corriente principal en los Estados Unidos y Europa.

No podemos ignorar la importancia que tuvo el crisol de músicos latinos en los Estados Unidos, en especial en el área de Nueva York. En los años cuarenta y cincuenta, orquestas como la de Xavier Cugat y Machito, excelentes intérpretes como Tito Rodríguez y Miguelito Valdés y la presencia del Ciego Maravilloso (Arsenio Rodríguez) y su Conjunto, fueron sentando las bases para el cosmopolita sonido de la salsa. La música cubana interpretada en Nueva York desde 1960 fue liderada por músicos como Ray Barretto y Eddie Palmieri, influenciados por ritmos cubanos importados (como la pachanga y el chachachá). Si bien después de la crisis de los misiles de 1962, el contacto cubano-estadounidense decayó profundamente, el resultado fue el crecimiento de la influencia puertorriqueña en la música cubana desarrollada en Nueva York. La comunidad portorriqueña de Nueva York, llamada por los estadounidenses Nuyoricans, influenciada por muchas culturas latinas, así como por el contacto cercano con reconocidas celebridades cubanas (Miguelito Valdés, Chano Pozo, Arsenio Rodríguez) se hizo del liderazgo del desarrollo musical de la futura salsa.

De cualquier forma, se dice que el crecimiento de la salsa moderna comenzó en las calles de Nueva York a finales de los años sesenta y principios de los setenta. Por esta época, el pop latino no tomó una fuerza importante en la música estadounidense, al perder terreno frente al doo wop, al R&B y al rock and roll; pero hubo unos pocos ritmos jóvenes para danzas latinas tales como el soul y la fusión de mambo boogaloo, pero la música latina dejó de ser parte importante de la música popular estadounidense.

Con la salsa se originó una nueva corriente musical, en la que colaboraron músicos de muchos países diferentes de América Latina. Sin embargo, se pueden identificar a sus precursores en la historia de la música.

Manhattan Recording Company, Fania Records, introdujo muchos de los primeros cantantes y músicos de la primera generación al mundo.Fundada por el flautista dominicano y líder de banda Johnny Pacheco y Jerry Masucci, la ilustre carrera de la Fania comenzó con Larry Harlow, El Malo de Willie Colón y el «Cantante de los Cantantes», Héctor Lavoe en 1967. Esto fue seguido por una serie de modernos son montuno y plena que se desarrolló en la salsa en 1973.

Casi al mismo tiempo surgieron más centros de la salsa en Puerto Rico, Perú, República Dominicana, Ecuador, Panamá, Venezuela y Colombia. En Estados Unidos el boogaloo precedió a la salsa, la cual —después de un corto apogeo— lo sustituyó casi completamente.

Por razón de los muchos inmigrantes cubanos en Estados Unidos, Miami se convirtió en la segunda gran metrópoli de la música cubana, y por consiguiente, de la salsa. Contrariamente a Nueva York, la comunidad cubana determinó mucho más la vida en Miami, así que la feria en la Calle 8 casi ha aventajado al festival tradicional en el Madison Square Garden. Desde Nueva York la ola de salsa se derramó primero en América Latina, y en los años ochenta hacia Europa. Debido a los muchos emigrantes de Perú, Ecuador se fundaron también importantes enclaves de salsa en Japón.

Fue el sello Fania Records, de Johnny Pacheco y Jerry Massucci quien dio el espaldarazo a este género al grabar y distribuir los discos de la gran mayoría de las estrellas salseras de los años setenta. La agrupación de todas esas estrellas formaron la Fania All Stars, considerada por muchos como la máxima expresión de la salsa, que realizó inolvidables conciertos en varios clubes neoyorquinos así como en lugares alejados como Japón y África.

Años setenta

Desde Nueva York, la salsa se expandió rápidamente a Puerto Rico, Venezuela, Colombia, Panamá, República Dominicana, México, y mas tarde a Cuba Ecuador, Perú,y otros países latinos. Músicos y cantantes como Tito Puente, Hector Lavoe, Willie Colon y Celia Cruz solidificaron sus nombres no solo en hogares latinos estadounidense sino sobre todo en el Caribe. Después, grupos como El Gran Combo, Roberto Roena Y Su Apollo Sound y La Sonora Ponceña entre otros, los siguieron.

República Dominicana, Ecuador, Panamá, Venezuela y Colombia. En Estados Unidos el boogaloo precedió a la salsa, la cual —después de un corto apogeo— lo sustituyó casi completamente.

Por razón de los muchos inmigrantes cubanos en Estados Unidos, Miami se convirtió en la segunda gran metrópoli de la música cubana, y por consiguiente, de la salsa. Contrariamente a Nueva York, la comunidad cubana determinó mucho más la vida en Miami, así que la feria en la Calle 8 casi ha aventajado al festival tradicional en el Madison Square Garden. Desde Nueva York la ola de salsa se derramó primero en América Latina, y en los años ochenta hacia Europa. Debido a los muchos emigrantes de Perú, Ecuador se fundaron también importantes enclaves de salsa en Japón. En los años setenta se produjeron muchas innovaciones musicales entre músicos salseros. El cuatro puertorriqueño fue introducido por Yomo Toro y el piano eléctrico por Larry Harlow, mientras vocalistas como Cheo Feliciano, Soledad Bravo, y Celia Cruz adaptaron canciones brasileras al género.

Ray Barretto, Típica 73, Conjunto Clásico, Rubén Blades, La Dimensión Latina con Oscar D'Leon y Eddie Palmieri fueron otros artistas importantes de la era, mientras Fruko puso influencias colombianas a la salsa y trajo la música a su tierra. En los años ochenta, Fania Records dejó de ser el líder de la salsa, pues se vio debilitada por TH-Rodven y RMM.

Años ochenta

Surge la llamada «salsa romántica», que es un ritmo popular en Nueva York a finales de los años sesenta pero el despegue definitivo se da en los años ochenta. Este género se caracteriza por las melodías lentas y las letras con corte de amor, de sueños y placeres. Recientemente se publicó en un artículo que un músico de la costa oeste de los Estados Unidos, el líder de la orquesta La Palabra, se adjudica con hechos la paternidad de este género, que no es otra cosa que re-grabar baladas en ritmo de salsa. Pero por esos azares de la vida y la industria disquera, es Louie Ramírez y su grupo Noches Calientes quien de manera casi accidental crea la fiebre en Nueva York en el año 1983. Es considerado el inicio de esta era, que pronto fue dominada por las estrellas puertorriqueñas como Frankie Ruiz, Eddie Santiago, Paquito Guzmán y que decir del romántico y maestro de jazz; Willie Gonzales y el muy talentoso nicaragüense Luis Enrique que a finales de los años ochenta y comienzos de los noventa le dio a la salsa un toque muy especial recibiendo la admiración de sus comtenporaneos. Finalizando 1980, la salsa fue influenciada por el rap latino y la desarrollaron artistas como Willie Colón y Sergio George regresando la música a sus raíces del mambo y agregando una sección prominente de trombón.

Durante 1980 la salsa se expandió a México, Argentina, Europa y Japón, donde fue popularizado por la famosa Orquesta de la Luz, u Orchestra of the Sun, también se volvió famosa en muchos países latinoamericanos. Colombia aportó muchas innovaciones de salsa a través de orquestas tradicionales de los años setenta como Fruko y sus Tesos y Latin Brothers, y otras de los ochenta como Los Nemus del Pacífico, Grupo Niche, La Misma Gente, Los Titanes, Orquesta Guayacán, Los Niches (formado por algunos ex-integrantes del Grupo Niche) y Son de Cali (formado por Javier Vasquez y Willie Garcia, dos ex-cantantes del Grupo Niche). Joe Arroyo (anteriormente cantante de Fruko y sus Tesos) agregó influencias de cumbia.

El cubano Roberto Torres y el colombiano Humberto Corredor Guajiro Records inventaron el concepto la charanga-vallenata en los años ochenta, haciendo de Miami un centro de salsa. La salsa de Venezuela también se volvió popular, especialmente Oscar D'León, mientras que otros, como Nelson Pueblo, agregaban influencias de música llanera nativa. El puertorriqueño Cano Estremera al separarse de Bobby Valentin se convirtió en otro cantante popular de salsa en la segunda mitad de 1980.

El embate de la salsa en México comienza con diversas orquestas de ritmos afrocubanos desde décadas anteriores, entre éstas orquestas estaban la Sonora Matancera y la Sonora Maracaibo, y por parte de México la Sonora Santanera, más tarde, el grupo Yímbola Combo a finales de los años setenta graba para Discos Gas varios LP de salsa, primera agrupación mexicana en el género, años después llegarían otras agrupaciones colombianas como Fruko y sus Tesos a través de Discos Peerless bajo licencia de Discos Fuentes de Colombia, pero su implantación definitiva fue cuando Discos Musart emite la mítica serie de LP llamada "Salsa Colección Estelar" en el año de 1988, de ahí en adelante la Salsa goza de mayor popularidad que desbanca a la Cumbia que era el ritmo predominante en ese país.

1990 al presente

Volviendo a la salsa de Cuba, la timba sacó en ritmo de songo y fue inventada por bandas como Los Van Van y NG La Banda. En 1990 a esta forma de salsa cubana se le llamó timba y se volvió popular a través del mundo. Otra forma de salsa cubana es el songo-salsa, con mucho rapeo.

La salsa registró un crecimiento regular entre los años setenta y el 2000 y ahora es popular en muchos países latinoamericanos y algunos espacios del mercado estadounidense. Entre los cantantes y grupos destacados en los años noventa encontramos a figuras como Luis Enrique, Jerry Rivera, Marc Anthony, La India, DLG, Gilberto Santa Rosa, Víctor Manuelle, Michael Stuart y Celia Cruz.

Las más recientes innovaciones en este género incluyen híbridos como el merengue-house y salsa-rengue, junto con la salsa gorda. Desde mediados de 1990, los artistas africanos también han estado muy activos a través del súper grupo Africando, donde los músicos neoyorquinos mezclan con cantantes africanos tales como Bambino Diabate, Ricardo Lemvo, Ismael Lo y Salif Keita.

La Salsa es solo uno de muchos géneros latinos que ha venido siendo influenciado por músicas del oeste africano.

La irrupción de la sensualidad

Los sonidos de la salsa clásica son fuertes, con preeminencia de los «cueros» (la percusión), los metales (instrumentos de viento de metal) y el piano, que se mezclaban en unos solos conocidos como «descargas», que eran excelentes muestras de virtuosismo técnico en el manejo de los instrumentos.

Sin embargo, a partir de los años ochenta, la salsa fue dejando los sonidos fuertes y las descargas furiosas para entrar en un sonido más cadencioso y melódico, que posibilitaba el baile más lento. Esta música se acompañó de letras con abundantes referencias al amor y al erotismo como motivo principal y, en algunos casos, excluyente. Esta música fue denominada «salsa erótica» y tuvo como máximos exponentes a Eddie Santiago, Frankie Ruiz, Willi Gonzales (cantante) Luis Enrique.

La categorización de la salsa erótica trajo como consecuencia que se denomine al subgénero anterior como «salsa dura», misma que sufrió una baja de producción (en cantidad mas no en calidad) y de popularidad a la par que el nuevo género se consolidó.

Decaimiento de la sensualidad y escena actual

A fines de los años noventa la salsa erótica empezó a declinar en popularidad, lo que se debió principalmente al fuerte impulso de otros ritmos caribeños como el merengue dominicano y la bachata en diveros países de Norteamérica, centro y parte de Suramérica, trayendo aparejada la desaparición del sello RMM de producciones netamente románticas.

Para ese entonces la salsa había perdido a muchos de sus grandes baluartes, ya sea por fallecimiento (Héctor Lavoe, Ismael Rivera), como por reorientación de sus carreras al jazz latino (Ray Barretto, Eddie Palmieri) como por la realización de grabaciones cada vez más espaciadas de quienes continuaron en el género (Rubén Blades, Willie Colón, Johnny Pacheco).

El fín de siglo trajo un resurgir de la salsa dura (que en los años noventa estuvo representada apenas por Manny Oquendo y Libre) de la mano de grabaciones para sellos independientes o minúsculos. Fue el caso de Orquesta La 33, Los Soneros del Barrio y Jimmy Bosch, que dieron el puntapie inicial para la reinstalación del sonido de la "escuela vieja" en el género.

En México el decaimiento de la popularidad de la salsa fue debido a que se extinguía la innovación musical y de letras de los temas de salsa que conservaban su éstilo romántico que se había saturado en un solo estilo usado por casi todas las orquestas haciendo para el público difícil distinguir si se trataba de una u otra agrupación musical, más aún por la notoria falta de diversidad de timbres de cantantes que por lo regular muchos de ellos eran jóvenes y cantaban casi con el mismo timbre, y debido a ésta convergencia musical, comenzó en el país a ser desplazada por el ritmo al que había hecho a un lado por casi una década, la cumbia, surgiendo de ésta crisis de la salsa nuevas propuestas musicales en nacientes subgéneros de cumbia mexicana, la Cumbia Andina Mexicana y la cumbia sonidera con las más diversas agrupaciones y estilos, que terminaron desplazando a la salsa y predominar el mercado mexicano y de parte de Estados Unidos ante lo cual agrupaciones de éstos estilos de cumbia intentaron grabar salsa sin éxito, es el caso de Grupo Cañaveral y Los Askis.

Salsa en Cuba

Con poca permeabilidad del régimen cubano a la música realizada fuera de la isla , la salsa cubana no compartió el mismo desarrollo ya que —en vez de mezclarse y enriquecerse de otros ritmos— fue progresando en sus propios ritmos.

La salsa cubana recibió muy poca influencia de la salsa erótica, pero evolucionó hacia un nuevo género que no es ajeno a las referencias al amor y al erotismo en sus letras. Pero la música, en apariencia más ligera, no se alejó del virtuosismo que siempre caracterizó a Cuba y nos brinda piezas musicales que ofrecen una mixtura de sonidos, solos, «descargas» y claves de muy buena factura. Este género fue bautizado como «timba».

Bandas como Juan Formell y los Van Van, Chucho Valdés e Irakere, José Luis Cortés y NG la Banda, Juan Carlos Alfonso y su Dan Den, Manolito y su Trabuco, Paulo FG y su Elite y David Calzado y La Charanga Habanera llevan el sonido «timbero» más allá de la isla y en los últimos años fueron recibidos con beneplácito por el pueblo salsero.

Salsa en Canadá

En Toronto se realiza el festival Salsa on St. Clair, al que asiste generalmente la comunidad hispana.

Salsa como baile

Pero los latinos en los Estados Unidos no solo conectaron sus ritmos, sino que desarrollaron un nuevo género de baile: el New York Style determinado por la escuela cubana y puertorriqueña y ampliada por un montón de elementos de academia de baile. Desde Nueva York este género de baile ha encontrado también en Europa mucha divulgación junto al cubano casino.

En Cali se desarrolló en los años setenta un género acrobático de baile colombiano caracterizado por el rápido movimiento de los pies y las caderas, se lleva un conteo de 8 tiempos, los giros o vueltas son de gran connotación en este estilo. la reproducción de los discos paso de una velocidad mayor a la habitual (Por ej. un disco de 33 1/3 rpm se reproducía a 45 rpm).Ademas los caleños son actualmente los campeones mundiaes de la salsa y Cali es considerada la capital mundial de la salsa.

En la costa occidental de Estados Unidos se desarrolló en los años noventa el L.A.-Style, similar al New York-Style, aunque se baila en un tiempo diferente (en el 1) más de la mitad del baile es con los pies en el piso, pero todavía con más elementos de show. Más o menos hacia el fin del milenio se puede observar que los mexicanos que vuelven de California hacen creciente la popularidad del L.A.-Style también en México.

Otras formas: Rueda de casino

Baile cubano de grupo en círculo en el cual uno actúa como voz y va dando órdenes con vueltas y cambios de pareja que hacen este subgénero divertido y participativo, como ejemplos de vueltas están el clásico «70», hasta figuras complejas como «llévala a Matanzas».