Clases de Danza del Vientre o Danza Oriental

En Fama la Escuela de Baile, lo más importante es que la alumna aprenda a bailar y, al mismo tiempo, conseguir que cada vez se sienta mejor y más atractiva para sí misma. Todo ello dentro de un agradable ambiente y con un profesorado especializado altamente cualificado.

Desde el primer día se pretende conseguir que el grupo de alumnas de una clase empiece los pasos por el mismo lado y con la frecuencia necesaria hasta crear un hábito y una habilidad determinada, sin prisa pero sin pausa, para la consecución de una perfecta evolución y la asimilación de una disciplina que no suele ser comprendida a priori, pero con la que hemos conseguido unos resultados asombrosos.

Horarios de clases de Danza Oriental (danza del vientre)

Danza Oriental o Danza del Vientre

Empezamos por estudiar la posturas básicas con ejercicios elementales de ballet a fin de lograr equilibrio y destreza física, añadiendo complicadas combinaciones dentro de las cuales se añaden el trabajo de hombros y brazos, muñecas, caderas, etc. junto con saltos, vueltas, a fin de llevar a nuestras alumnas a tener resistencia física, una respiración adecuada, flexibilidad, elegancia y equilibrio.

En los niveles más avanzados se van añadiendo movimientos que entrañan una mayor dificultad y que requieren de mayor resistencia física junto a una respiración rítmica; es importante conseguir firmeza y estabilidad corporal para que no se pierda el auto control durante la interpretación de la danza. Poco a poco se adquiere resistencia y ligereza, de tal manera que cuando las bailarinas salen a un escenario, lo difícil se hace fácil: todas llegan a sonreír ante el esfuerzo.

Indudablemente, el proceso de cada estudiante necesita una atención individualizada. Cuanto más avanzada sea la preparación más necesario es volver a los pasos fundamentales, a los movimientos básicos, a fin de mejorar el fortalecimiento muscular y poder corregir pequeños vicios que, por la razón que sea, se puedan adquirir. Reiteramos la importancia de la práctica diaria de ciertos ejercicios básicos y estamos a favor del pleno entrenamiento durante el verano, sin suspender el ejercicio diario durante esos meses, puesto que nuestro sistema corporal está preparado para facilitar el calentamiento y enriquecer nuestros movimientos. Durante ese tiempo una estudiante puede recibir mejores beneficios con menores esfuerzos.

Todos los pasos que se enseñan en Fama la Escuela de Baile están convenientemente elaborados por los grandes maestros que nos entregaron el resumen de muchos años de experiencia y, por ardua que resulte su práctica, hemos decidido ser fieles a su deseo.

Danza Oriental o Danza del Vientre

El Maestro debe tener la absoluta certeza de que la estudiante ha comprendido el movimiento conociendo ‘el punto’ desde donde se genera la fuerza y el equilibrio, no vale sólo con ‘copiar’ o ‘imitar’ los hermosos movimientos del que enseña.

Es absolutamente necesario que el baile penetre en la persona, que forme parte de ella. La preparación cuidadosa y la comprensión de cada parte del cuerpo y de sus coordinaciones básicas permitirán a la estudiante en un nivel superior conseguir el desarrollo de la danza artística.

Al alimentar nuestros músculos recibimos elasticidad, resistencia, equilibrio; y la constancia en la práctica suma a todos los beneficios obtenidos el entusiasmo necesario para nuestras tareas del día a día.

En suma al acercarnos con respeto y dignidad a la danza oriental, esta nos devolverá con creces los esfuerzos que le hayamos dedicado.

¡No dejes pasar esta oportunidad!

Breve descripción de la clase

La Danza Oriental se conoce también en España como Danza del Vientre y es una de las danzas más antiguas del mundo. Aúna elementos de diferentes países del Medio Oriente, principalmente Egipto, Líbano y Turquía y del Norte de África, así como de otras danzas.

Nos permite expresar nuestra naturaleza femenina, evocando plenitud y fertilidad y nos enseña a disfrutar de nuestro cuerpo, compartiendo estos buenos momentos en grupo.

Está indicada para todas aquellas personas que disfruten con la danza y su exotismo, amantes del Medio Oriente y su cultura y personas que deseen alcanzar un mayor nivel de bienestar a diferentes niveles en su vida utilizando como base la danza.

Objetivos de la Clase

  1. Conocer la historia y origen de la danza Oriental, su evolución a lo largo del tiempo, su “época dorada”, los coreógrafos y bailarinas más destacados y su variabilidad dentro de los diferentes países de cultura árabe.
  2. Proporcionar al estudiante un conocimiento sobre la música árabe y sus ritmos básicos, interpretación con diferentes instrumentos y con el propio cuerpo de la bailarina.
  3. Hacer que el alumno sea capaz de reproducir los pasos básicos de esta danza (partiendo del estilo egipcio) con soltura y seguridad e ir avanzando técnicamente hasta secuencias de mayor complejidad.
  4. Dotar a la alumna (o alumno) de la capacidad de improvisación e interpretación libre de la música, a través del conocimiento adquirido en clase y sintiendo la estructura musical, para liberar su propia espontaneidad y dando prioridad a las capacidades que emanan de forma natural de cada bailarín, como individuo. Siempre con respeto a las compañeras y creando un clima de trabajo en equipo.
  5. Ser capaces de memorizar una secuencia de pasos coreografiada dentro de una canción y mostrarla en público durante una actuación programada.
  6. Crear un estilo auténtico y una formación integral de esta danza extrayendo lo más auténtico de las bases técnicas y con la destreza de cada bailarina y su estilo personal.

Estructura y Metodología de la Clase

  • Calentamiento: movilidad articular, estiramiento general, sección técnica de torso, cadera y brazos, sección de desplazamientos y giros.
  • Movimientos básicos de cadera, brazos y manos, aumentando la intensidad progresivamente.
  • Diagonales: desarrollo dinámico-técnico en los diferentes aspectos y niveles.
  • Ritmo y melodía: trabajo sobre las particularidades de la percusión y de la composición de las músicas árabes.
  • Coreografía: trabajo de fragmentos musicales escogidos para el aprendizaje más adecuado.
  • Improvisación personal (con la base del trabajo previo): Trabajo corporal para lograr una desinhibición que nos lleve a disfrutar la música, dejarnos llevar y flexibilizar los movimientos.

Beneficios de la Clase

Son numerosos y se van adquiriendo a ritmo variable según cada alumna, desde las primeras clases, entre los que cabe destacar:

  • Interiorización de energía corporal y mental
  • Toma de conciencia corporal
  • Corrección postural y mejora de las molestias de la columna vertebral
  • Alivio de dolores menstruales
  • Desbloqueo de tensiones y emociones
  • Tonificación muscular
  • Mejora de la auto-estima y del auto-concepto
  • Armonía de pensamiento y de acción
  • Aproximación de la mujer a su esencia e identidad
  • Mejor conocimiento de una misma y crecimiento personal
  • Mejora de concentración mental
  • Fortalecimiento del suelo pélvico y mejora de los trastornos asociados a sus patologías

Consejos y Recomendaciones para las Clases

  • Dejar de lado la competitividad y trabajar más en equipo, liberándonos de nuestros miedos y mejorar la técnica a través de los ejercicios propuestos en clase. Cada persona es especial y requiere un ritmo de aprendizaje. Se trabaja con la energía de cada cual para lograr armonía en la danza. Hay que trabajar la paciencia y la perseverancia.
  • Utilizar ropa cómoda y de tejidos naturales que permita los movimientos fácilmente y nos deje libertad en las articulaciones. Si es posible, traer algún “pañuelo de monedas” (o sin monedas) para hacernos más conscientes de la cadera y su movimiento. Bailaremos descalzas, con calcetines o con zapatillas de baile.
  • Venir con la máxima relajación posible para poder sacar partido de nuestro cuerpo.

Danza Oriental o Danza del Vientre

Quién imparte las clases de Danza Oriental

Lola Martín es licenciada en Biología y bailarina profesional de Danza Oriental y Bollywood, con formación en danza clásica, clásico español y flamenco, teatro y técnicas de desarrollo personal y físico (Yoga, Tai-chi y Chi-kung, Pilates y Reiki) y actualmente es una de las mayores representantes de la cultura Oriental y de la India en España.

Lola Martin

Otros Beneficios de la Danza del Vientre

Las mujeres que bailamos esta danza conseguimos fortalecer y flexibilizar todos los músculos de nuestro cuerpo, captamos energías positivas, nos dulcificamos internamente facilitando así las funciones biológicas propias del sexo femenino.

Danza Oriental o Danza del Vientre

Se ha comprobado que se liberan tensiones profundas de las que muchas veces no tenemos consciencia, dulcificamos la mirada, adquirimos estilo propio y nos envolvemos por una especie de aura misteriosa despertando el interés de las personas que nos rodean.

Es la única danza con la que conseguimos disfrutar con nosotras mismas, nos auto afirmamos, llegando a sentir una mezcla de placer y euforia al mismo tiempo.

Despejamos nuestra mente y sin darnos cuenta cultivamos exquisitez, belleza, delicadeza... Nuestro natural erotismo se sublima convirtiéndose en fuente de agua viva que libremente sobresale por su generosidad, amor y alegría.

'Con unas horas dedicadas a ti, descubrirás una maravillosa manera de ser mujer'

Danza Oriental o Danza del Vientre

Las 12 ventajas de practicar Danza Oriental

Esta maravillosa Danza de Oriente Medio es un ejercicio aeróbico de bajo impacto que sirve para mejorar la oxigenación de la sangre y ayudar en la disminución del volumen corporal. Para bajar de peso, siempre hay que combinar con otro tipo de ejercicios de mayor impacto y muy importante: con una alimentación equilibrada. La Danza del Vientre es perfecta para tonificar.

En el aspecto psicológico es una actividad que nos hace sentir más femeninas y que nos va impregnando de una sensación de alegría, que indirectamente pueden incidir en la corrección de problemas de ansiedad, que nos llevan a satisfacer nuestros instintos y frustraciones con la alimentación cargada de grasas y azúcares.

Para aclarar esto, pasamos a enumerar los principales beneficios de la Danza Oriental, destacando que el baile en sí es una de las mejores terapias que se pueden realizar a cualquier edad, sólo o en compañía. También, que lo ideal es practicarlo como mínimo dos veces a la semana. Veamos:

1.- Dependiendo de la intensidad de la clase, se llegan a quemar entre 300 y 500 calorías por hora.

2.- Muchos de los movimientos (twists, shimmies y ondulaciones) ayudan a modelar la zona periférica (recto abdominal, oblicuos internos y externos, vientre bajo.).

3.- Fortalece el suelo pélvico, evitando las incómodas pérdidas urinarias tras el desgaste del útero, que se producen por los partos y la edad.

4.- Corrige posturas insanas, como la hiperlordosis (demasiada curva en la espalda baja) e hipercifosis (o la llamada "chepa" en la espalda alta).

5.- Incrementa la movilidad ósea, mejorando la articulación de la columna, tanto a nivel lumbar como cervical y en la cintura escapular. Incluso, los movimientos de la muñeca y los dedos evitan futuros problemas de artritis y reumatismo en esta zona.

6.- Los círculos de pecho, constituyen un masaje para la caja toráxica, mejorando el ciclo respiratorio y en muchos casos corrigiendo problemas de asma emocional.

7.- Se "descubren" músculos que no se mueven ni en el gimnasio, como el oblicuo bajo externo, los que rodean los omóplatos y la zona del perineo, desbloqueando centros de energía vitales.

8.- La Danza del Vientre prepara para un embarazo más llevadero y un parto sin complicaciones, por eso está siendo utilizada en los ejercicios de preparación al parto, pero ya en la antigua Fenicia lo utilizaban las mujeres para acunar al futuro bebé (con los movimientos de Ochos) y posteriormente para dar a luz (con las ondulaciones).

9.- Se aprende un nuevo lenguaje corporal, así como movimientos sensuales y eróticos que nos ayudan a reconciliarnos con nuestro cuerpo, a reafirmar nuestra femineidad y mejorar la autoestima.

10.- Desarrolla mayor coordinación, oído musical y aumenta la elegancia en nuestros movimientos cotidianos.

11.- Se trabajan ambos hemisferios del cerebro, a través de la repetición de pasos y secuencias, tanto del lado derecho como del izquierdo.

12.- Por último, en una clase colectiva de Danza Oriental se fomenta el compañerismo, el buen humor y hasta la posibilidad de olvidarse del sentido del ridículo y del estrés cotidiano.

Danza del Vientre o Danza Oriental

La danza del vientre es una danza que combina elementos tradicionales de Oriente Medio junto con otros del Norte de África.

Su origen se remonta a miles de años a.C. En los antiguos templos egipcios se reservaba a pocas mujeres la suerte de bailar delante de los dioses para implorar sus favores, agradecer sus beneficios y ofrecer dones.

Con la invasión árabe los sultanes podían conceder privilegios a aquellas que destacaban en sensualidad y belleza. El harén sería un paso inevitable para algunas mujeres que posteriormente conseguirían regalos y favores inimaginables.

Más tarde, con la llegada de los turcos, esta danza se enriquecería con mayor calidad técnica sin perder por ello su magia, su esplendor y su misterio.

En la actualidad, la Academia de Danza Oriental EL Karnak, te ofrece la oportunidad de conseguir con tu cuerpo: elasticidad, salud, ritmo, estilo, elegancia además de hacer que pases un rato divertido aprendiendo esta bella disciplina artística.

Danza Oriental o Danza del Vientre

En árabe se la conoce como raqs sharqi رقص شرقي ("danza del este" o "danza oriental"). También es denominada en ocasiones como raqs baladi رقص بلدي (danza "nacional" o "folk"). El raks baladi es una danza muy elemental, prácticamente sin desplazamientos y con movimientos principalmente de cadera. A la evolución de esta danza se la llama danza del vientre o raks sharki en Egipto.

El término "belly dance" (en español 'danza del vientre') es según algunos una mala transcripción o transliteración del vocablo que designa el estilo de danza beledi o baladi y suele atribuirse a Sol Bloom, director de espectáculos en la Exposición Universal de Chicago de 1893.

El raks sharqi incluye movimientos del folclore egipcio, danza clásica y contemporánea, con grandes desplazamientos, vueltas y movimientos de todas las partes del cuerpo, pero sobre todo de la cadera. En Turquía, a la danza del vientre se la conoce como gobek dans o rakasse (ritmo turco).

Origen

El origen exacto de esta forma de baile es motivo de constante debate entre quienes se interesan por esta danza, debido principalmente a la escasa investigación llevada a cabo al respecto. La mayoría de los estudios los han realizado las propias bailarinas, en un intento por entender sus orígenes. No obstante, suele pasarse por alto que gran parte de la danza en Oriente Medio surge en el contexto social, no tanto en el de las representaciones en cabarets a cargo de bailarinas profesionales, entorno éste más visible y glamuroso. Esto ha provocado una importante confusión en cuanto a la verdadera naturaleza de este baile, dando lugar a teorías contradictorias en un intento por explicar sus orígenes.

Estas son algunas de las teorías existentes:

  • desciende de las danzas del antiguo Egipto.
  • procede de un baile de tipo religioso que practicaban antiguamente las sacerdotisas de los templos.
  • formaba parte de las prácticas tradicionales de alumbramiento en la/s region/es de origen.
  • se había extendido gracias a las migraciones de los pueblos gitanos y de grupos similares, de origen indio.
  • las mujeres hacían esto como un baile a la luna, era un baile nocturno y dejaban su vientre descubierto para que les diera fecundidad.

De todas ellas, rara vez se hace alusión a la primera, a pesar de que cuenta con el apoyo de personalidades como el bailarín egipcio Doctor Mo Geddawi. El principal apoyo de esta teoría tiene su explicación en las semejanzas entre las poses del arte egipcio y los movimientos del baile en su vertiente moderna.

La teoría más conocida es la que la asocia con un baile religioso, a la que se suele hacer referencia en los principales artículos sobre el tema y que goza de mayor publicidad.

La teoría que la asocia a las "prácticas de alumbramiento" en virtud de una serie de movimientos del Raqs Sharqi moderno es refrendada y extendida por la bailarín marroquí y aficionada a la antropología, conocida también como Carolina Varga Dinicu, y tiene que ver con la revisión de los movimientos que se han venido utilizando para ilustrar o facilitar el alumbramiento. A pesar de que dicha teoría carece de un "punto de origen", sí que cuenta con numerosas referencias históricas de tipo oral.

Danza Oriental o Danza del Vientre

Dos puntos de vista sugieren la danza gitana como su origen. Se cree que los pueblos gitanos y otros grupos humanos similares pudieron importar esta forma de baile en sus desplazamientos o adoptarlo sobre la marcha y difundirlo. Gracias a la fusión de las formas gitanas de baile con el Raqs Sharqi, estas teorías disfrutan de mayor popularidad en Occidente de la que tendrían necesariamente en sus países de origen - si bien esto puede deberse en parte a los prejuicios existentes sobre estos pueblos.

Sea cual sea el origen, la danza posee una larga tradición en Oriente Medio y África del Norte. A pesar de las restricciones que impone el Islam en cuanto a la representación pictórica de seres humanos, existen algunas muestras de ello en todo el mundo islámico. Libros como The Art and Architecture of Islam 650-1250 muestran imágenes de las bailarinas en muros palaciegos, al igual que sucede con las pinturas en miniatura persas de los siglos XII y XIII.

Fuera de Oriente Medio y de África del Norte, el baile del raqs sharqi se hizo popular durante el movimiento romántico de los siglos XVIII y XIX, con la representación que los artistas orientalistas hacían de la vida de harén del Imperio otomano. En esa época, bailarinas de distintos países del Oriente Medio comenzaron a mostrar estas danzas en distintas Ferias Universales, a menudo atrayendo casi más público que la propia exhibición tecnológica. Los comienzos del cine recogen a algunas de estas bailarinas, como es el caso de la película "Fatima's Dance", de amplia distribución en las salas de la época. Sin embargo, se ganó fuertes críticas por su "indecencia", llegando finalmente incluso a censurarse por presión popular.

Algunas mujeres occidentales empezaron a aprender e imitar la danza de Oriente Medio, que en aquel momento era objeto de colonización por parte de naciones europeas. El ejemplo más conocido es el de Mata Hari, que a pesar de fingir ser una bailarina de la Isla de Java, se acercaba más a las formas de danza del Oriente Medio que a las de Indonesia. Por este y otros motivos, a principios del siglo XX, en América y Europa la idea popular llevaba a dar por supuesto que estas bailarinas eran mujeres de moral dudosa.

Hoy en día, la separación de sexos no se practica de forma tan estricta en las zonas urbanas, y en ocasiones tanto hombres como mujeres salen y bailan en reuniones sociales de tipo mixto con amigos íntimos. No obstante, a pesar que este baile social en circunstancias aceptables se considera correcto e incluso se fomenta, para muchos en Oriente Medio y el Norte de África consideran que las actuaciones con bailarines profesionales con trajes provocativos y para un público mixto es algo moralmente cuestionable. Algunos llegan hasta el punto de sugerir que se prohíban esta clase de representaciones.

Puesto que el lugar en el que suele desarrollarse este baile suelen ser establecimientos nocturnos, unido a la proliferación de grabaciones en vídeo y DVD de famosas bailarinas, es esta versión mundana de la danza en lugar de la social o folclórica la que goza de mayor popularidad.

Descripción de la Danza

La danza oriental ha sido tradicionalmente folclórica, improvisada por una sola bailarina, aunque ahora pueden verse espectáculos con coreografía y varias bailarinas. Se caracteriza por sus movimientos suaves y fluidos, disociando y coordinando a la vez las diferentes partes del cuerpo. Por ejemplo, los brazos pueden ir a un ritmo diferente del que va marcando la cadera. La atención se centra principalmente en la cadera y el vientre, alternando movimientos rápidos y lentos y se enfatiza en los músculos abdominales, con movimientos de pecho y hombros, así como con brazos serpenteantes. Los movimientos ondulatorios, rotativos, que por lo general son lentos simbolizan la tristeza; en cambio con los movimientos rápidos, golpes y vibraciones la bailarina expresa alegría. Todos los movimientos de esta danza se relacionan con la naturaleza, por ejemplo, las plantas de los pies se apoyan bien sobre el suelo, lo cual simboliza la tierra, o también cuando la bailarina extiende sus brazos siempre forman una semi U y nunca están caídos, esto simboliza a las aves.

En un comienzo las bailarinas árabes se perfumaban las muñecas para que al bailar y al mover sus manos se perfumaran ellas mismas y a su público. En esa época no existían perfumes, por lo que utilizaban aceites.

A lo largo de los años, se han ido incluyendo algunos elementos tradicionales para "adornar" este tipo de baile, como por ejemplo: velos, sable, bastón, velas, crótalos, alas de Isis, etc. Aunque esta danza suele ser femenina, también hay algunos bailarines varones.

Para cada elemento hay un ritmo, y para cada canción una técnica, aunque muchos artistas modernos, como Hakim o Shakira, hayan popularizado esta danza con todo tipo de modificaciones en su música, desde el pop hasta la electrónica.

Los grandes bailarines se decantan más por la técnica clásica usada en los países del Oriente Medio, tanto es así que la innovación en la ejecución de esta es lo que prima en los festivales de Danza Oriental realizados en el Cairo, uno de los más populares es el organizado por la bailarina Raquia Hassam, el Festival Ahlan Wa Sahlan.