Clases de Tango

Tal vez el Tango sea sea el baile de pareja más difícil que exista, es un sentimiento triste que se baila.

Su enorme complejidad técnica y espiritual hace que los dos bailarines bailen como uno solo, dos partes de un todo, del tango nace la conexión entre los bailarines, la elegancia, la cadencia, la sensualidad...

Su complejidad no deriva de la enorme diversidad de sus movimientos, ni de la gran técnica que requiere la corrienta ejecución de cada paso, ni siquiera del hecho que es un baile de improvisación donde cada bailarín expresa lo que en ese momento único e irrepetible está sitiendo gracias a esa desgarradora esencia de su música.

La enorme complejidad del tango reside en conseguir que dos cuerpos bailen como uno solo, no existe él ni ella en la pista, existen dos unidades indivisuibles que se ven como una sola derramandose sobre la pista con la elegancia, pasión y seducción de dos jóvenes enamorados.

Del tango nace la conexión entre los bailarines, la elegancia, la cadencia, la sensualidad... otros bailes como la kizomba y todos los bailes que lleven la palabra 'sensual' o 'conexión' nacen de él quien baile Tango, encontrará eso que busca en el resto de bailes latinos y que no es solo mover los brazos, caderas o piernas, sino un sentimiento que sólo lo puede contar quién lo ha vivido...

Eso señores, es bailar Tango.

Horarios de Clases de Tango

 

¿Porqué las clases de Tango en FAMA son diferentes?

Muchas escuelas, academias y profesores se afanan en enseñar el Tango o, debería decir mejor, los pasos de Tango en sus clases. Clases sin duda apasionantes y que pueden duran años, muchos años porque la variedad de figuras es asombrosa.

Para desmitificar el flaco favor que están haciendo a los amantes de este baile, sirva de ejemplo mostrar sólo algunos de los pasos de tango más frecuentes que os encontraréis y que aprenderlos todos os llevará años de esfuerzo, práctica y sobre todo mucho dinerito:

  • El paso básico tanguero. Cadena invertida. Cambios de dirección. Caminata sincopada. Contratiempos básicos con ochos. Cunita y sacada. Gancho y caminata sincopada. Ganchos con respuesta. Giro con barrida y boleo. Giro con quebrada o gancho. Giro con sacada y parada. Giro con sacada, aguja y ocho cortado. Giro con traspié y boleo. Giro de izquierda con barrida y boleo. Giro de izquierda y derecha. Giro en ochos. Giro simple. Giro y salida a la izquierda. «La cajita». «La cunita». «La mordida». Media cadena con boleo. Molinete quebrado. Ochos adornados. Ochos cortados. Paso básico sincopado. Pasos básicos con sacada y boleo. Puente y calesita. Sacada con giro. Sacada con traspié. Sacada cruzada, giro y ocho cortado. Sacada del cruce con variantes. Sacada y puente en un giro. Sacadas con boleos. Salida con adornos. Salida con barrida. Salida con traspié. Toque y enrosque. Traspié cruzado con giros. Vaivén.

Señores, damas y caballeros, el Tango NO es una sucesión de figuras, adornos, caminadas, volcadas, sacadas, colgadas, ochos, etc...

El Tango es el arte de convertir a dos personas en una sola, tras su desgarradora música se esconde la pasión, el amor, la lujuria, el deseo, la seducción... no en vano el tango como luego contaré nace en los burdeles de Buenos Aires.

clases de salsa

Fama es posiblemente la mejor escuela de baile de Madrid por la calidad de sus profesores

Aquí, en la escuela de Baile Fama, sólo encontrarás grandes, grandísimos profesionales, primeros bailarines de las mejores compañias internacionales, campeones del mundo y profesores con muchísima experiencia y saber hacer que conseguirán convertir cada clase en una experiencia única e inolvidable.

Aprenderás a crear tu propio estilo de Tango, desde la esencia, la raíz, aprenderás a saber llevar la responsabilidad de conducir a una mujer, a tu pareja de baile como si de una extensión de tu propio cuerpo se tratara, mientras la mujer expresa de las formas más atrevidas e inverosímiles toda su feminidad, su pasión y su sensualidad en un baile eminentemente de seducción.

Olvídate de aprender pasillos, olvídate de que te resulte fácil, ya te lo advierto, el Tango es el baile más difícil que existe de pareja y tiene una curva de aprendizaje muy lenta, tardarás tiempo en empezar a dar tus primeros pasos pero, eso si, cuando los des, sabrás con total seguridad que estás bailando Tango.

Rebeca, profesora de Tango de la Escuela de baile Fama

Los profesores de Tango de la Escuela Fama

Rebeca

Más de 20 años como bailarina profesional de Tango, 14 de los cuales con su actual pareja artística Guillermo. Actualmente al frente de la compañía Tangoria con su inseparable amiga, compañera y grandísima bailarina Alejandra Heredia. Sobran las palabras viendo alguna de sus múltiples actuaciones.

La verdadera historia del Tango como baile

Nació entre Buenos Aires y Uruguay, a orillas del río de La Plata, a finales del s. XIX. Se empezó a bailar en antros y prostíbulos donde las únicas mujeres que había eran prostitutas y camareras. 

Durante décadas fue un baile mal visto socialmente puesto que se bailaba de un modo muy provocador, sin embargo los jóvenes de las clases sociales altas de Buenos Aires iban a los arrabales a divertirse, convirtiendo el tango en una buena estrategia para acercarse a las mujeres. 

Durante muchos años permaneció como un baile de clase baja y marginal, pero los viajes de estos jóvenes sobre todo a Paris fueron el desencadenante fundamental para la expansión del tango. En París el tango fue plenamente aceptado y de ahí se extendió rápidamente por Europa y el resto del mundo. 


En su nacimiento se bailaba en el arrabal, donde hombres y mujeres bailaban fuertemente y apasionadamente abrazados. Prohibido por incitación a la lujuria, la gente se vio obligada a practicarlo en lugares ocultos hasta principios del siglo XX.En las dos primeras décadas del siglo pasado, el tango triunfó en clubes nocturnos de París (Francia), donde apareció, por primera vez, en 1910, y en otros países latinoamericanos (especialmente Colombia, México y Centroamérica) y luego en Nueva York, a donde lo introdujeron bailarines de las clases altas que por esnobismo solían frecuentar los sitios en donde se practicaba en Buenos Aires.

El tango comenzó a bailarse entonces en locales nocturnos de sus ciudades de nacimiento y rápidamente pasó a salones populares. Hasta mediados del siglo XX, se bailaba indistintamente en cabarés de lujo y en las llamadas «milongas», pistas habilitadas en clubes barriales y suburbanos de Buenos Aires, Rosario (Argentina) y Montevideo (Uruguay).

En Medellín (Colombia), la ciudad en donde murió el máximo representante del género en 1935, Carlos Gardel, el tango se convirtió en eje cultural del barrio Guayaquil. Los buenos bailarines eran ampliamente conocidos y celebrados en las milongas que frecuentaban y sus nombres solían trascender incluso en otras, más alejadas, y en todo el llamado «ambiente de tango». La fama internacional de esta danza y la posibilidad de ser presentada en shows mundiales dieron lugar a que se desarrollaran coreografías más audaces, con exigencias mayores y figuras gimnásticas y de la danza clásica que los bailarines de las milongas solían desdeñar.

El tango dejó casi de bailarse a partir de los años sesenta en Buenos Aires. Pervivieron algunas milongas. Sin embargo, en los años ochenta recibió un nuevo impulso gracias al éxito del espectáculo Tango argentino de Claudio Segovia y Héctor Orezzoli, primero en París y luego en Broadway, generando una tangomanía en todo el globo. Florecieron academias de por doquier y gente de todo el mundo comenzó a peregrinar en busca de lugares para bailarlo, especialmente Buenos Aires, promovida turísticamente como la Capital del Tango.

Se distingue actualmente entre el «tango de escenario» y el «tango de salón», o de pista. En Buenos Aires se realiza anualmente un torneo internacional de tango, que se divide entre esas dos categorías y al que asisten participantes diversos países y continentes. Una de las parejas de tango más elogiadas, que practicaba el tango de salón aunque profesionalmente, fue la que integraron Juan Carlos Copes y María Nieves, que actuó en muchos escenarios internacionales. Los Dinzel otra de las parejas de gran reconocimiento, en sus primeros años como artistas y coreografos, para luego didicarse a la docencia e investigación del tango danza como género popular Argentino. Otros célebres bailarines de tango que trascendieron las pistas de las milongas fueron Benito Bianquet, llamado El Cachafaz, y Jorge Orcaizaguirre, conocido como Virulazo.

En 1990 los bailarines Miguel Ángel Zotto y Milena Plebs fundan la Compañía Tango x 2, generando novedosos espectáculos y que una gran corriente de gente joven se incline por el baile del tango, cosa inédita en ese momento. Crean un estilo que recupera el tango tradicional de la milonga, lo renueva y lo coloca como elemento central en sus creaciones, haciendo una búsqueda arqueológica de los diversos estilos del tango. A finales de 1998, Milena Plebs se desvincula de dicha compañía para iniciar un camino de investigación personal de diversas facetas del baile del tango. Hacia finales de los años noventa y entrado el nuevo siglo bailarines como Norberto Pulpo Esbrez, Gustavo Naveira, Fabián Salas y Chicho Frumbolli se afianzan y reivindican el baile de la improvisación, olvidado un poco durante los años ochenta y los parte de los noventa. Surge toda una ola de investigadores del tango.

El baile tanguero está construido sobre tres componentes básicos: el abrazo, un estilo lento de caminar y la improvisación (Borges decía que el tango es un modo de caminar). Pero por sobre todas las cosas el tango debe ser bailado como un lenguaje corporal a través del cual se transmiten emociones personales a la pareja. No hay ninguna otra danza que conecte más íntimamente a dos personas, tanto emocional como físicamente.

Se dice que el tango se baila «escuchando el cuerpo del otro». En el tango la pareja debe realizar figuras, pausas y movimientos improvisados, llamados «cortes, quebradas y firuletes», diferentes para cada uno de ellos, sin soltarse. Es el abrazo lo que hace complicado combinar en una sola coreografía las improvisaciones de ambos.

La escritora argentina Alicia Dujovne Ortiz la ha descrito así: «Un monstruo de dos cabezas, una bestia de cuatro patas, lánguida o vivaz, que vive lo que dura una canción y muere asesinada por el último compás». Algunos clásicos «pasos» tangueros son:

La coreografía, diseñada a partir del abrazo de la pareja, es sumamente sensual y compleja. La complejidad de los pasos no hace a la expresión o a lo que se quiere trasmitir durante el baile. Se trata de expresar un sentimiento pleno de sensualidad y no de sexualidad, donde lo primordial no son sólo los pasos o las figuras que hacen los bailarines con los pies. De nada vale una técnica perfecta, o una sincronización perfecta, cuando la expresión facial de los bailarines no trasmiten sentimientos. Todo en la danza del tango está unido, las miradas, los brazos, las manos, cada movimiento del cuerpo acompañando la cadencia del tango y acompañando lo que ellos están viviendo: un romance de tres minutos, entre dos personas que a lo mejor recién se conocen y que probablemente no tengan una relación amorosa en la vida real.

El tango trasciende y llega al corazón de los que contemplan a los bailarines, gracias a los sentimientos que ellos ponen en el baile y obviamente a la calidad de sus coreografías. Cada estrofa musical, cada pasaje, cada tango tiene distintos momentos, no se puede bailar un tango completo siguiendo un patrón de conducta idéntico para toda la melodía. Hay cadencias tristes, alegres, sensuales o eufóricas, finales silenciosos o grandiosos, música in-crescendo o música in-diminuendo, solo expresa sentimientos y estos son los que los bailarines transportan a sus pies y a su cuerpo todo.